5/02/2017

- ¿Un poco normal?



Falta una hora y media aproximadamente para que se termine el segundo día de mayo. Sí, se va a un cumplir un mes exacto que no escribo acá. Pero no quiero que este espacio piense que lo dejé en el olvido, que ahora porque soy más grande y tengo otras responsabilidades más importantes me olvido de mis "raíces". Y es que después de todo, por más que haya cumplido diecinueve años hace cinco días, sigo siendo una niña por dentro con tanto para crecer y madurar. Y a parte sigo siendo una desequilibrada mental, así que tendrán Mariana para rato.

Estos últimos días me estuve comportando como una persona normal supongo. No sé. Nunca me consideré normal antes, pero creo que de a poco teniendo algo de normalidad en mi vida. O algo parecido. La verdad es que estos días me sacudieron bastante la cabeza, y no solo con respecto a la facultad.

¿Por dónde empezar?

Leyendo la última entrada que escribí en este blog, el tres de abril, decía que no había hablado con nadie, que tenía miedo de no llegar a tener amigos como lo tenía Nico. Hoy las cosas son un poquito diferentes. A la mañana me cruzo a Lara, una amiga mía de inlgés, ya que yo voy como oyente a las clases de Biofísica puesto que en mi horario habitual se me hace imposible. En la misma clase me hablo con un chico llamado Jaime, colombiano, y hoy Jaime trajo un amigo, de Lanús Oeste (mismo lugar que Pibito). De a poco voy teniendo un poco más de contacto con la gente supongo.

Las cosas se tambalearon un poco cuando descubrí que una compañera mía del secundario que me caía mal estaba haciendo el CBC de medicina en la misma sede, en horarios parecidos en turno mañana. No me lo esperaba, ni siquiera me lo imaginaba. Tampoco me imaginaba que otra compañera del secundario, que si bien no me la crucé en ningún lado, asegura por su biografía de instagram estar estudiando medicina.

La semana pasada fui a la morgue judicial. Vi preparados en formol y me gustó. Todo muy curioso. El jueves tengo la clase de anatomía a la que creo que no podré asistir. Hace dos semanas asistí a la Facultad de Medicina para presenciar las clases magistrales de Biofísica y eso me dejó más manija que antes. No veo la hora de estar ahí, estudiando medicina, por más que la dichosa plaza Houssay, por donde tengo que cruzar, tenga mala fama y una larga lista de denuncias.

Con respecto a las materias, voy híper atrasada. Mi primer parcial es el diecinueve y yo solo me sé los primeros temas de biofísica. Mañana me voy a poner a estudiar. A partir de mañana, mejor dicho, porque sé que me va a ir para el orto. Hace tiempo dije que quería aprobar las materias con buenas notas, más específicamente con un diez. Esta idea se reforzó al ver que Nicolás había aprobado un exámen de matemática con dicha nota. Yo quiero superarlo. A estas alturas me conformo con aprobar sinceramente.

Y justo cuando pensaba en ponerme a estudiar, llega él. ¿Quién? Ah, una sorpresa. Bueno, me muero por contarlo así que no voy a dejar la intriga. No, no es Ian. Es Nicolás. Sí, algo súper inesperado, pero sí. Me dejó con muchísimas dudas y con la cabeza llena de pensamientos sobre él.

Era sábado a la noche. Más o menos la diez y media, y yo ya me había acostado. Había pasado un día de mi cumpleaños, un día de mi última foto subida a instagram. Estaba escuchando música, pensando en lo que él significaba, acordándome de Bariloche, cuando el celular me vibra. Prendo el celular y veo notificaciones de instagram: él y su amigo el gordo chon le habían puesto me gusta a banda de fotos mías y hasta me habían comenzado a seguir. En ese momento, espontáneamente, entré en un estado de shock, nerviosismo y algo más. Prácticamente no me acuerdo casi nada, tampoco me avivé de sacarle un screen como lo hice con Ian, y hoy me parece todo como una fantasía, como algo que no puede ser real, algo producto de la imaginación mía, y lo peor es que no tengo nada con que delatarlo. Parece mentira...

Miles de preguntas se me atravesaron por la cabeza en milésimos de segundos. Al principio pensé que me habían likeado y seguido en la cuenta que uso para stalkear, después me avivé que esa cuenta estaba en privado, y sí. Era en mi cuenta real. Entonces me agarró algo extraño: yo tenía likes de mi cuenta para stalkear en mi cuenta normal. Rápidamente bloqueé a Nicolás y al gordo chon de todos lados, y puse mi cuenta en privado. No obstante unas ganas terribles de matarme y miles de dudas se quedaron en mi persona. Estaba muy alterada. Me dolía la panza al recordar eso.

Primero es la incertidumbre de saber cómo sacaron mi instagram. No sería muy difícil teniendo en cuenta que me había autolikeado desde la otra cuenta, pero todavía tengo la duda. Le mandé un mensaje a Ian y no me respondió, así que lo volví a bloquear y fue. No me afecta y no me importa. El que me importa ahora es Nicolás y su comportamiento.

Por mi mente rondan varias teorías, algunas parecen más descabelladas que otras. Y no puedo evitar hacerme la cabeza, imaginarme una realidad muy lejana a la que estoy viviendo. Como si Nicolás me hablara y se enamorara de mí... Y si lo hace, ¿con qué cara lo voy a mirar? No...

No sé por qué hizo lo que hizo. Algunas veces creo que ellos saben que soy aquella cuenta que stalkeó stories... pero entonces deberían haberme mandado alguna solicitud en la otra cuenta. Pero después me digo que por ahí no hizo falta porque ¡estaban los likes en mis fotos! Ahora me acuerdo que mi otra cuenta tenía la flechita y sí, podía haber aparecido ahí. A parte... ay, no. Me agarra una vergüenza enorme...

Pero si les hubiese molestado que yo anduviera ahí stalkeando, me hubieran bloqueado o hubieran puesto el perfil en privado, ¿o no? No lo sé... A parte tampoco sé si a Nico le llamó la atención o qué... A parte, no lo sé. Todo muy raro y me siento mal. Y cómo reaccioné no ayudó. Inmediatamente los bloqueé... quedé más que obvia.

Por otro lado, supongo que ahora estaré más presente en la vida de Nico. Yo había subido una foto donde había puesto la ubicación Yereván, Armenia (más que obvia, claro está). Después en la gran mayoría de las fotos puse la ubicación. Burzaco, Lomas de Zamora, CABA, Puerto Madero... como para que no se olvide de mí. Y la facultad de Medicina... Seguramente él pensará que yo ya estoy en la carrera... Seguro pensara banda de cosas.

Le pregunté a un compañero quién le parecía más linda: si la compañera de Nico o yo y respondió que yo. Lo mismo hizo Azul. Ambos dijeron que les parecía mil veces más linda yo que Julieta. Tal vez eso tenga sus puntos a favor...

No hay comentarios: