1/29/2017

- Ya no hablamos más



"Ya no hablamos más"
Charlie Puth ft Selena Gomez




Ya no hablamos más, ya no hablamos más.
Ya no hablamos más como solíamos hacer.
Ya no nos queremos más.
¿´Para qué fue todo esto?
Oh, ya no nos hablamos más cómo solíamos hacer.

Escuché que has encontrado a la que has estado buscando,
la que has estado buscando.
Desearía haber sabido que no era yo
porque incluso después de todo este tiempo me sigo preguntando
por qué no puedo seguir adelante
como lo hiciste vos, tan fácil.

No quiero saber
que tipo de vestido estás usando esta noche.
si te está agarrando fuertemente
de la forma en la que lo hice yo.
Tengo una sobredosis.
Debería haber sabido que tu amor era un juego,
ahora no te puedo sacar de mi cabeza.
Oh, es una vergüenza...

Que ya no hablemos más, ya no nos hablamos más.
Ya  no nos hablamos más cómo solíamos hacer.
Ya no nos queremos más.
¿Para qué fue todo esto?
Oh, ya no nos hablamos más cómo solíamos hacer.

Solo espero que estés acostado junto a alguien
que sabe amarte como yo.
Debe haber un buen motivo para que te hayas ido.
De vez en cuando pienso
que tal vez quieras que me aparezca en tu puerta,
pero tengo miedo de estar equivocada.

No quiero saber
si la estas mirando a los ojos,
si te está agarrando fuertemente como yo lo hacía.
Tengo una sobredosis.
Debería haber sabido que tu amor era un juego,
ahora no puedo quitarte de mi cabeza.
Oh, es una vergüenza...

Que ya no hablemos más. Ya no nos hablamos más.
Ya no nos hablamos más cómo solíamos hacer.
Ya no nos queremos más.
¿Para qué fue todo esto?
Oh, ya no hablamos más cómo solíamos hacer.

Cómo solíamos hacer.

No quiero saber
que tipo de vestido estás usando hoy,
si te lo está dando bien
como lo hacía yo.
Tengo una sobredosis.
Debería haber sabido que tu amor es un juego,
ahora ya no puedo sacarte de mi cabeza.
Oh, es una vergüenza...

Que ya no hablemos más. Ya no nos hablamos más.
Ya no nos hablamos más cómo solíamos hacer.
Ya no nos queremos más.
¿Para qué fue todo esto?
Oh, ya no hablamos más cómo solíamos hacer.

1/28/2017

- Ya no importa recordar que te quise sin piedad



No entiendo. No entiendo qué pasó ni cómo. No entiendo por qué actúa de esta forma. Le quise dar todo... prácticamente le di todo de mí, y ahora que me resigno a dejarlo ir, aparece de esta forma tan... tan estúpida. Otra vez aparecen preguntas en mi mente, preguntas que ya había superado. Preguntas que ya había olvidado. Ya me había resignado vivir sin aquellas preguntas sin resolver. Y llega otra vez solo para causarme quilombo en mi cabeza. Para arruinarme más, porque es para lo único que sirve: para arruinar cosas.

Me había resignado a no dormir una vez que se hicieron las tres de la madrugada. Desvelada, me puse a escuchar música pensando, imaginando, invocando a Nico una vez más. Como cada noche. Su foto en mi celular y una canción tratando de recrear el momento en que fue a verme a mi habitación, en Bariloche. Y de repente, por una casualidad del destino, me aparece una notificación en la pantalla de bloqueo, una notificación de instagram. Una que me decía que Ian me había comenzado a seguir.

No sé qué pasó por mi cabeza en ese momento, probablemente nada. Quedé en shock porque no sabía cómo había hecho él para encontrarme. El instagram era relativamente nuevo, y nunca jamás le pasé una cuenta mía a él. Lo tengo bloqueado en facebook, en snapchat también (además desinstalé la aplicación), en whatsapp no lo tengo y él a mí tampoco dado que cambié de número, y en twitter nunca lo seguí, nunca se lo pasé y él tampoco. Además lo tengo bloqueado. A él y a su novia. No sé cómo hizo para seguirme en instagram. Mucho menos sé el por qué.

Yo ya sabía que él y su flamante pareja están en el apogeo de su amor, que están muy felices juntos y que se quieren. Lo sabía. Y cuando me siguió, después de varios minutos de sorpresa y de repetirme la típica pregunta (¿Por qué me sigue si él está feliz con su novia?), quise stalkearlo. La única foto que subió era de él con su novia y un pie de foto súper extenso en el cual resaltaba que ella le había devuelto su seguridad y otras cosas hiper profundas. Que su vida cambió cuando la conoció, que no sé qué más, lo que me llevó a preguntarme si no me había seguido solo para refregarme en la cara lo feliz que es, lo bien qué le hace.

Esto fue a las cuatro de la mañana. Después de una hora, lo bloqueé. Lo bloqueé porque supe que no me iba a aportar nada bueno. No sé qué intenta hacer, pero duele. Lo admito. Él duele mucho. Y sí, estuve llorando. Me la pasé todo el día pensando. Ahora, a pesar de haber pasado doce horas, no puedo dejar de pensar en eso, en él, en lo que intenta hacer. Estoy triste. Estoy desanimada. Porque me confunde. Porque una vez que intento pasar la página, se aparece como si nada, tan descaradamente. Súper descaradamente porque no tenemos amigos en común prácticamente. ¿Qué quería hacer? ¿A dónde quería llegar?

Un poco de las viejas preguntas. Antes que nada... sí, lo admito. Lo extrañaba. Pero no quería que esto pasara. Solamente me imaginaba en mi mente otra cosa, pero aprendí a vivir con la idea de que jamás iba a pasar, que jamás iba a reaccionar cómo yo pienso, cómo yo espero. Cómo yo quiero. Y ahí está la cosa. ¿Cómo quiero que reaccione? Ya no me conforma nada porque ya no quiero nada de él. ¿Qué es lo que quiere de mí? ¿Por qué hace esto? ¿Alguna vez me quiso?

Siempre pensé en mandarle un mensaje por instagram y preguntarle qué es lo que quiere. Yo pensé que esto quedaba en el pasado, que esto ya no era una posibilidad. Pero me confunde tanto. O sea... es que no sé, es todo muy complejo. ¿Por qué sigue haciéndome esto? Yo ya no lo busqué, yo ya no le hablé más. Respeté su espacio, su relación. ¿Por qué él no puede respetarme a mí? Si no me quiere, si por mí no siente nada, si tiene a otra. ¿De qué mierda le sirvo yo? Encima que soy más inestable, más imperfecta... y su novia parece ser una especie de novia perfecta. Y él la quiere, y ella a él también. Y yo también lo quiero. Por eso sé que está mejor con ella. Y me resigno a soltarlo, a olvidarlo, a superarlo aunque piense en él. Es que pienso en él, pero no lo estorbo, no me meto en su camino o en sus decisiones, en su relación. Y sí, solamente me siguió en instagram, pero... yo nunca le pasé mi instagram, yo nunca le dije nada. Lo bloqueé de todos lados para que esto no pasara...

Intento sacarmelo de la cabeza, pero no puedo. Me cuesta. Quisiera que fuera sincero, honesto, que dejara el orgullo de lado y me explicara por una vez en su vida qué es lo que le pasa conmigo. ¿No se dio cuenta que ya no quiero nada de él? Pensé que era muy obvio, pensé que lo habíamos dejado en claro. Debería haber sido obvio con todos los bloqueos que le mandé.

En fin. Ya me resigné a que Ian se pose en mi mente por el resto del día.

"And who you think you are?
running round leaving scars
collecting your jar of hearts
and tearing love apart
you're gonna catch a cold
from the ice inside your soul
so don't come back for me,
don't come back at all..."

1/18/2017

- Nunca entendí







Han pasado pocos meses desde que juré olvidarte,

debo admitir que ha dolido bastante

romper tu recuerdo y dejarte.

He pasado por muchos duelos y lágrimas,

he llegado hasta sentir lástima

por mi alma que lloraba por vos.

Han pasado noches y días

en las que dejar de pensar no podía.

Me dedicaba a enojarme por conmigo misma.

Sin duda estos meses han pasado

y con los restos de tu ser han arrasado.

Ya no tengo nada de vos.


Sin embargo me gusta pensarte,

me gusta recordarte,

y con conversaciones viejas, asesinarme.

Tranquilo, es una especie de recordatorio

para saber que estuviste aquí

y me destruiste porque sí.

No quiero volver a sufrir,

no quiero volver a sentir

algo así por alguien.

Soy necia, quizás tonta

pero no volveré.

Y no vuelvo porque me pregunto

todas esas incógnitas de tu mundo

que no pude entender.

Es que no te entendí

y quizás por eso te perdí.

Y aun hoy no logro saber

por qué te dí

todo lo que te dí.


Nunca entendí cómo amar

a una persona cuando no das para más.

Nunca entendí cómo comprender,

cómo esperar y cómo superar

cuando estoy en busca de significar

algo en tu vida, en tu corazón.

(Siempre yo metiendo presión).

Nunca entendí a querer tu ausencia,

nunca entendí cómo amigarme con tu complicada escencia.

Nunca entendí cómo dejarte ir.


Nunca entendí cómo pasé estos meses

sin dejar de ver tu rostro entre el café mañanero.

Nunca entendí cómo caí en tus palabras aquel enero

y con piropos exagerados, me dejaste sin aliento.

Nunca entendí cómo me quisiste.

En realidad nunca entendí si en realidad lo hiciste.

Es que me abandonaste.

Sola me dejaste.

Y nunca entendí el motivo verdadero.


Me decían que todo pasa,

que cada herida, junto al tiempo, sana.

Me decían que no me preocupara.

Me decía que sí, me decía que no.

Me decía que otra vez debía pedir perdón.

Pero nada bastó.

Nada fue suficiente para vos...


Hice todo para que te quedaras

y me abandonaste por otra rosa.

Y nunca entendí si en realidad fue mi culpa

o simplemente buscabas otra cosa.


Nunca entendí cómo decir "Adiós".

1/05/2017

- Un nuevo año



La semana pasada empezó un nuevo año: el dos mil diecisiete. Quería escribir, pero por alguna razón no lo hice. Quizás por falta de tiempo o de ganas, no lo sé, el tema es que no lo hice. Estuve un poco melancólica, un poco emocional en lo que lo personal respecta.

Este año tengo varios proyectos, tantas cosas por hacer. No me asustan, pero me siento rara. El dos mil diecisiete viene con muchas cosas nuevas que, por ende, son desconocidas y que, debo admitir, me aterran un poco. Primero es saber que en marzo ya no empezaré el colegio, ya no iré al lugar al que estuve yendo los últimos dos años. Luego es saber que en abril toca algo nuevo, viajar un poco más y empezar a estudiar para un futuro, un futuro que veo demasiado lejano. Luego cosas como que tengo que conseguir trabajo y cosas así. No sé qué será de mi vida.

Una de las cosas que quiero hacer sí o sí es bajar de peso, tener un cuerpo lindo. Esta semana empecé a correr con un compañero, y por ahora vamos "bien". No quier abandonar la idea, no quiero quedarme con el autoestima por el piso. Quiero cambiar, quiero ser otra. Y haré lo posible para hacerlo realidad.

En cuanto al amor, el año pasado yo ya dejé en claro que no quería nada con nadie, que no quiero estar con nadie, que no quiero enamorarme con nadie. Sigo con viejos amoríos. Pibito y expibito, lo de siempre, pero esta vez un poco más olvidados, un poco más superados. Un poco más en esa cajita de recuerdos que debo cerrar para superar, más que nada por Pibito. Expibito ya quedó lejos, atrás, por más que a veces piense en él.

¿Se acuerdan que el año pasado Expibito me había dicho que estaba linda? Fue para año nuevo. Al otro día me dijo que le había encantado cómo estaba ayer y yo... explotaba del amor, pensaba que todo iba a ser distinto. ¿Lo fue? No. O quizás, sí, pero no cómo pensé. Todavía sigo pensando si aquello fue un cambio para bien o para mal.

En cuanto a Pibito, nada nuevo. La chica ésta, compañera de su facultad, se fue de vacaciones y parece que no hay interacciones entre ambos, por lo menos en las redes sociales. Lo cual me pone contenta, debo admitirlo, solamente porque soy una metida celosa enferma del orto. Pero bueno, así soy yo. Tengo que madurar, lo sé, pero es difícil. Casi imposible.

Una persona apareció en mi vida recientemente. Es Azul, una chica que conocí en un grupo de Lana. A pesar de que me gusta y yo le gusto, nada cambia el hecho de que sea chica y yo... no puedo tomarme en serio toda la situación. Me mantengo distante porque sí es que hay una situación en la que no me tengo que enganchar es esta.

Sí, estuve melancólica en año nuevo. Estuve pensativa, emocionada, perdida. Sí. Porque nuevos desafíos vendrán este año. Es distinto. Todavía me parece loco haber llegado hasta acá. Me parece mentira que este año cumpla diecinueve años. Me parece mentira, un chiste, que el próximo agosto se cumplan dos años de la noche con Pibito. Me parece mentira, un chiste. Pero bueno.

Espero que este año traiga cosas positivas. Ojalá pueda llegar al cuerpo que quiero y terminar el cbc a fin de año.