11/21/2016

- Igual podía dejar atrás todo



Ésta, en teoría, sería la última semana de clases. La última-última, la última en serio. La última semana de secundaria de mi vida. Y aunque pensé que a mí no me iba a afectar porque me llevaba materias, ahora que lo pienso mejor puede que tenga algunos sentimientos ante la situación. Y no es para menos. Una etapa se cierra y otra nueva se abrirá pronto. No, no es para menos.

Ayer vi un video de una youtuber venezolana, Katie Angel, quien casualmente es médica. En realidad no sé si es tan casual, pero lo importante es que dijo una serie de frases que me llegaron al alma. Una de ellas trataba sobre los ciclos. Todo en la vida son ciclos, un ciclo se cierra y otro empieza. Y eso pasó toda la vida. Muchas veces, en el pasado, me quedé lamentando mis errores. Eso es algo que ya no quiero hacer. Quiero meterme en la filosofía de que todo pasa por algo y, lo más importante, es que justamente todo pasa. Lo malo va a pasar y algo bueno vendrá, pero no por eso debemos echarnos atrás. No por eso debo echarme atrás y lamentar todo.

Katie Angel, quiero aclarar, fue una youtuber de que formó parte de lo que yo llamo destino. Fue una de las señales de Dios para que yo me decidiera abandonar la idea de estudiar abogacía y decidirme por estudiar medicina. Y el video donde pronunció tan sentidas palabras fue justamente un video sobre medicina. Estaba hablando de los internos y me hizo enamorarme más de la carrera que tenía un poco abandonada.

De todas formas, tengo muchas cosas que hacer. Tengo que organizar mi vida. Ahora mismo estoy sacudida, todo desacomodado como lo está mi habitación. Así que no me vendría mal un poco de orden. U organización. Da igual.

Katherine, mi excompañera, terminó el cbc y el año que viene, mientras yo empiece a hacerlo, ella comenzará la carrera de medicina. Katy siempre fue una chica estudiosa. Me alegro por ella, pero por dentro tengo la incertidumbre y el miedo que me provoca lo nuevo. Katy súper estudiosa y yo lo contrario a ella. ¿Podré terminar el cbc en un año? Dios quiera que sí. Porque sí, confío plenamente en Dios.

Cuando consiga trabajo, me voy a poner a hacer dieta. Voy a comer sano e ir al gym o simplemente hacer una actividad que me haga quemar grasa. Quiero tener buen cuerpo, ser linda, y aprovecharé ahora que por fin me dejaron ir al gym y hacer dietas. Otro paso para aceptarme a mí misma.

Debo confesar que el futuro me intriga un poco y llega hasta a meterme miedo. La universidad, el trabajo, las materias que tengo que dar... Todo parece muy nuevo para mí. Pero intento mantener mis objetivos en mi mente y no perderme.

Sé que es muy temprano para decir esto, pero este año fue un año... casi de mierda. Este último tiempo he aprendido cosas muy valiosas e importantes para mi vida. He aprendido a ser más independiente en cuanto a lo emocional, a liberarme del malestar y empezar un camino dificultoso hacia el sentirme mejor. Pero bueno, sé que lo terminaré neutral. Sé que lo terminaré diferente a cómo lo empecé. Y no sé si eso es bueno o malo. Porque el año pasado lo empecé con una persona alagandome. Y este año lo terminaré sin esa persona. Sin el alago de nadie.

No quiero a nadie. No quiero estar con nadie, no quiero que nadie me tire onda, no quiero morir de amor por alguien. No quiero volver a enamorarme. No, no quiero. Por lo menos por ahora, aunque pienso que esto se va a extender por toda mi vida. Tengo miedo porque no quiero ser así toda la vida, solamente por estos momentos. No lo sé. Estoy cambiando. ¿Esto se llama madurar?

No hay comentarios: