7/11/2016

- ¿Por qué yo?



Desde que era una nena pequeña siempre sentí que era diferente. Mis papás eran citados por la maestra del colegio para decirles que yo era "especial" porque no parecía seguir la manada. No me comportaba como todos los chicos de mi edad, no buscaba incluirme. Sabía estar sola. Y siempre pensé que eso era una virtud. Pero el tiempo vino y arrasó con todo... hasta conmigo misma.

Soy caprichosa, malcriada, estúpida, egoísta... insoportable. Tengo un carácter de mierda. Soy fea. Fracaso siempre. Me quedo estancada. Y siempre me dio la impresión de que tengo algún problema mental. ¿Será que mi fracaso me sorprende demasiado? ¿Acaso no pienso que los demás fracasan? Tal vez ese es mi problema. No veo cómo viven los demás. Y es que... tampoco me interesa mucho. No lo sé. No sé por qué me duele, por qué... Por qué yo tengo que ser así. Por qué no puedo ser como una de esas chicas carilindas con un millón de amigos que salen todos los fin de semanas y tienen cinco chicos atrás de ellas. Y solo fingen sufrir amor. Fingen. Porque no sufren por amor. No saben lo que se siente sufrir verdaderamente por amor.

Por años siempre fui una narcisista a lo "Teen Idle". Sí, la canción de Marina. Y es que desde que la conocí y conocí "Electra Heart" y a la adolescente holgazana que me siento... ¿afortunada? de ser así: una adolescente holgazana. De verdad no hay ninguna canción dentro de ese álbum que no me defina. Y eso me hace sentir orgullosa. Ya ven hasta donde llega mi estupidez. Y es que antes me sentía tan afortunada de Leandro, mi profesor, se "fijara" en mí. Pasaron los años y me doy cuenta que eso fue una fantasía, que no valió nada. Y me sentía tan deseada; me decía "guau, todos los chicos andan atrás mío" y solo era Ian, que ni siquiera andaba atrás mío, sino adelante. Y es que así fui yo toda mi vida. Una fracasada. Nunca pude progresar. Nunca puedo progresar. Siempre la termino cagando y termino enloqueciendo. Siempre hago pelotudeces... siempre. Y lo peor de todo es que a mí no me importa lo que piensen los demás, lo cual hace más difícil esta tarea de superarme porque quiero dejar de ser la fracasada antisocial. Pero me sale ser yo. Ser este fracaso. Porque yo entiendo que en esta vida hay que ceder para lograr algunas cosas, pero no. No cedo. No puedo ceder. No me sale. No está en mis habilidades ni en mis posibilidades.

Y entonces... ¿qué tengo que hacer para dejar de ser este fracaso? ¿Escribir listas interminables de cosas para hacer que nunca termino haciendo? Por Dios, mi juventud es una mierda... No sé si llegue a los veintitres. La opción de tirarme de un acantilado parece la más acertada, pero no sé qué es lo que me mantiene en pie. ¿Dios? ¿La esperanza? Con Ian me di cuenta que soy una persona que tiene mucha esperanza, que cree en ese 0,0001% de posibilidad de no fracasar. Pero no me sirve de nada porque siempre me termino estrellando contra algo. De verdad ya no sé qué hacer. Por el amor de Dios... desearía poder ser feliz. O por lo menos ser lo que quiero ser. Dejar de conformarme con tan poco. Dejar de se tan estúpida. Jenna Hamilton; te amo. Sos tan igual a mí, Jenna. Solamente que ella... parece afrontar el fracaso. No está tan perdida como yo. O tal vez... no es que no está perdida. Tal vez es que no está tan sola. ¿Qué diría mi psicóloga de esto? Estoy pensando en volver el año que viene...

No hay comentarios: