3/23/2016

- m0ments



"I'm not the presttiest girl you've ever seen, but I have my moments, I have my moments"

Hace banda de tiempo que no escribía acá, aún así mi vida no ha cambiado mucho. Quizás estoy peor, quizás estoy más triste, quizás estoy más necia y eso me impide ver soluciones para este momento de mierda que estoy pasando. No lo sé.

¿Momento de mierda? Vaya, yo sí que tengo optimismo en mi cuerpo, eh. Bueno, soy sincera al menos. Estoy viviendo un momento de mierda, lo admito. No digo que tengo una vida de mierda porque es posible que no la tenga, digo... valoro mucho las cosas que tengo y deseo las que no. Creo que también la razón por la que no digo vida de mierda es porque: a)soy muy egoísta, b)me recuerda al pasado, más precisamente a cuando tenía trece años y estaba totalmente perdida. Es que sí, decir "tengo una vida de mierda" es ser una perdedora completamente, y yo aún conservo un poco de dignidad para seguir en pie, y prefiero conservar aunque sea una semilla de esperanza, una semilla de luz que me dice que todo va a mejorar. Porque creo en el futuro y porque... como dije antes, soy bastante egoísta. No hay nada más infantil que admitir o decir que tenés una vida de mierda.

Sinceramente, en lo más profundo de mi corazón, no sé si algún día mi situación va a mejorar, No sé si algún día voy a ser lo que siempre quise ser. Siento que más altas las expectativas, más altos mis objetivos, más duras son mis caídas, más fracaso conservo en mí. Porque sí, seamos realistas. Fracaso en cada ámbito de mi vida. ¿Tengo ganas de...? De agarrar una botella y emborracharme, y chau. Olvidarme todo por un rato. Porque el alcohol es una clase de vicio no-tan-grave que adopté en los últimos años de mi vida, y aunque al otro día me levante con el estómago hecho mierda y angustiada por mis locuras cometidas en estado de tontería, muchas veces lo considero mi solución. Soy Mariana, no hay nada que esperar de mí. Todos me odian, no hay nada que me salga bien. No me ama nadie, y los que dicen que me aman... en realidad me odian. Y no sé si tal vez quiera ser amada.

Ian. Sí, todo se resumen al hijo de puta de Ian. No quiero admitirlo porque bueno, suena patético. Onda... "Hola, estoy perdiendo mi juventud, mi vida, me estoy tirando abajo cada día de mierda solamente porque un pelotudo queriendo hacerse el mujeriego me rechazó de la forma más cruel y yo... pues yo me siento más fea de lo que soy". Me siento sin valor, pero se ve que me gusta porque sigo bebiendo de la sustancia más agria, más tóxica y más mortal de todas: Ian. Porque sigo exagerando el dolor que la situación me produce en lugar de mirar para otro lado y buscar pasatiempos. Pero es que cada ámbito de mi vida es un fracaso. A cada lugar que miro, solo veo fracaso y más fracaso.

Pero Marian es Marian, y Marian nunca puede ponerse de novia. Marian nunca tiene points, Marian nunca tiene alguien atrás. Marian siempre estuvo sola, y ya se está cansando de esa soledad. Con eso queda demostrado que todo abuso es malo. En la vida nos hace falta un poco de soledad, pero la soledad en exceso -de esa que Marian posee- es mortal. Te termina haciendo mal. El ser humano es un ser social, necesita estar integrado a la sociedad, necesita estar rodeado de gente, pero Marian... tan necia y ciega, cree que puede vivir sin la gente, aún siendo consciente de que esa sea la causa de su constante malestar. La gente le hace recordar menos su fracaso, lo admite, pero qué. Prefiere llorar y llorar, algúnas metáforicamente y otras, en la realidad.

Por eso hoy se siente identificada con una nueva canción, esta vez de una artista extranjera llamada Tove Lo. "Moments" se llama la canción, especial para este momento de mierda que Marian está pasando. Este momento que probablemente sea su vida de mierda. ¿Y por qué será que se siente tan cómoda, tan identificada? Primero: la melodía. La melodía es tan melancólica, nostálgica. La melodía es una melodía única. La hizo sentir como nunca se sintió. Marian cerró los ojos, esa melodía recorrió su cuerpo y a Marian le apareció la imagen de ella rogando. Porque sí, es una melodía de alguien que ruega. Es una melodía de una persona que está sola, en su cuarto, en una situación parecida a la de Marian. Está triste porque esa persona no la quiere y prefiere chicas más lindas. Entonces se dice a sí misma "Yo sé que no soy tan peor como parezco. Yo sé que en algún punto de mi cuerpo debo tener algo positivo". Es de una persona que intenta consolarse a sí misma, de una persona que intenta mostrar los puntos que tiene buenos con un punto de tristeza e inseguridad, preguntándose realmente si esos puntos positivo de su persona existen. Y la segunda: la letra. La describe. La primera razón por la que probablemente Ian sintió rechazó por ella es porque es fea. Ian se suele chamuyar chicas más lindas. Y a la mente se le vino cuando, en año nuevo, Ian le dijo que estaba re linda. Una de las pocas veces. Una en tres años de charlas. Eso le demostró a Marian que su persona también tiene buenos momentos.

No sé si Marian -que en realidad soy yo- va a mejorar de acá a un mes. No sé si Marian -que en realidad sigo siendo yo- el mes que viene va a dejar de ser tan maricona y de arrastrarse por un chico. No lo sé, no estoy segura. Pero el ritmo no debe parar. Sea bueno o malo, Marian tiene que seguir en esta búsqueda de algo que la haga sentir mejor. Mantenemos la esperanza, mantenemos la ilusión. Aunque Ian se chamuye a Julieta, una chica linda, copada y graciosa, y la haga sentir peor cada segundo que pasa. Aunque Ian se vaya a Bariloche y se coja a medio hotel. Aunque Ian después de su viaje de egresados se ponga de novio con alguien que seguramente es mejor que Marian. Ante cualquier cosa, posiblidad, suceso, realidad que ocurra, nos mantenemos unidas. Peleadas pero unidas, pero siempre manteniendo la esperanza.

No hay comentarios: