3/30/2016

- Bloqueado



Soy una persona muy olvidadiza. Soy muy distraída y muy torpe también. Me cuelgo demasiado y parezco despreocupada por las cosas importantes, lo sé. Por eso es que no sé si sentí esto alguna vez...

Siento una necesidad exageradamente enorme por ir a decirle que lo amo, que lo extraño, que extraño sus charlas. Siento una necesidad estúpida de pedirle perdón hasta por cosas que no fueron mi culpa, cualquier cosa con tal de que regrese. Siento una necesidad de una vez más arrastrarme hasta sus pies y que me vuelva a tratar como una basura, como una idiota que solo está atrás suyo por algo tan idiota y a la vez tan lindo como es el amor. No quiero decir nada, pero creo que nunca antes sentí esto, no por lo menos con tanta intensidad.

Me cuesta comprender que algunas veces las cosas no dan para más y ya. Esto no da para más. Yo no doy para más. Sin embargo quiero. Quiero porque... porque soy caprichosa, berrinchuda. No acepto un "No" como respuesta, mucho menos si ese "No" no fue dicho directamente. Me cuesta comprender que él no me quiere, que nunca lo hizo, que yo no le gusto. Me gusta comprender y admitir que a él le gustan otro tipo de chicas, que las prefiere más lindas y... distintas. 

Mi mente quiere seguir. Mi cuerpo ya no. Hace poco decidimos con mi familia irnos a vivir a Salta. Sabiendo que tengo renunciar a muchas cosas que tengo acá en Buenos Aires, de todas formas accedí. Es algo raro porque soy terriblemente resistente a los cambios, pero esto... lo necesito. Necesito de otro aire, de otros ambiente. Necesito un respiro puro y profundo, algo que me haga olvidar. Necesito paz. Y no lo dije yo, lo dijo mi cuerpo. Salió tan impulsivo, salió tan de repente, salió tan inesperado y natural, que por un momento no me reconocí. Pero entendí todo enseguida. Sé que si me voy a Salta, es por él. Por él y por mí, pero más por él. Porque ya no aguanto estar todo el día pensando en él. No aguanto ponerme triste, ponerme a llorar, ponerme mal por un recuerdo que para él no significó nada.

Muchas veces me sentí tan estancada. Creo que toda mi vida se trata de estancamientos. Nunca puedo superar la realidad que tengo, nunca puedo superarme a mí misma. No puedo superarlo, me cuesta. No puedo superar este dolor, es difícil para mí. Demasiado. Más si en el preciso momento en que intento volver el rostro, me llegan noticias como que en su club (donde él jugaba handball), todas las chicas se peleaban por él. Eso me pone loca. Muy. Demasiado. Excesivamente loca. Y triste. 

Pero ya está. Ya fue. Ya pasó. Ya no más. Hay que respirar profundo y seguir para adelante. Hay muchas cosas que necesitan mi atención ahora. Así que da igual, porque él está ahí, bloqueado... en mi whatsapp, y eso en parte me hace sentir segura y protegida de él y del dolor que podría causarme.



LOVE YOU MORE THAN THOSE BITCHES BEFORE

No hay comentarios: