12/09/2015

- Solo fantasías.

Hace dos años yo soñaba con este día sin saber que sería hoy. Hace dos años soñaba e imaginaba, y para mí todo iba a ser así. Hace dos años me imaginaba en otra posición, con otros sentimientos, con otros pensamientos y viviendo mejor. No. No es así.

Baja a la realidad. No estoy como quiero. Apenas estoy como puedo. Sigo haciéndole caso a mis fantasías, sigo imaginando el momento en que sería especial, de forma distinta tal vez a como me lo imaginaba antes, pero no crean que no sigo pensando en eso.

Según yo hace dos años, a estas horas hoy estaría mirando mi diploma, mi medalla, me estaría desarmando mi pelo, sacándome el vestido, pensando en la universidad y en las materias que seguramente tengo que dar, y observando con nostalgia mi uniforme de pollera con camisa y corbata que llevé durante dos años. Sí. Esa sería mi realidad. Me estaría repitiendo el momento en mi mente en que Leandro me vio egresarme, seguramente recordando el video que mostraron en la entrega de medallas, y vaya uno a saber si él me hubiese dedicado unas palabras. Esa sería mi realidad en estos momentos. Pero no lo es.

Hoy. Estoy triste, tratando de salir adelante, viendo cómo rendir seis malditas materias para pasar a sexto y viendo como todos a mi alrededor disfrutan y se emocionan. Es complicado de tratar, es complicado para mí. Pero así lo llevo. Confío en que todo esto va a pasar, entonces me sentiré mejor y todo será diferente.

Se pasó rápido el año. Dentro de veintiún días empieza el dos mil dieciséis. Esta vez no voy a prometer nada. No voy a decir "VOY A CAMBIAR". Claro que no. Esta vez dejaré surgir y ya. Si total todo es igual. Si no mejora nada, qué más da si es dos mil quince o dos mil dieciséis o dos mil diecisiete. ¿Qué más da? Lo único que importa es que mejore todo y sea distinto. Es lo único que yo quiero a estas alturas.

No hay comentarios: