10/22/2015

- Un poder problemático mental.

Hace días que lo vengo pensando, hace tiempo que lo vengo sabiendo. Antes era intuición, pero hoy sé (o supongo) que es una certeza. Al principio pensé que estaba bien, pero después supe que era turbio. Al principio pensé que era lindo, pero hoy sé que es morboso.

De tanto espiarlo y espiarlo, y stalkearlo y soñarlo, me di cuenta que puede que tenga alguna condición mental "grave". ¿Grave? O no sé. Soy obsesiva. Me obsesiono con las personas. ¿Eso está bien? Ahora sí que necesito a mi psicóloga. Quiero que me diga si está bien o no, si me hace mal o no. En otros términos, quiero decir. Porque yo sé que no me hace bien. Me enferma stalkear, por ejemplo, a Nico e imaginarme la vida que seguramente él tiene. ¿Y está bien? Eso no lo sé. Nadie lo sabe.

Probablemente todos en el mundo se obsesionen con una personas y no lo quieren admitir. Pero yo veo que hay la mayoría de las personas pasan de persona en persona. No se enganchan, no se obsesionan. No nada. Una vez, otra. Otra vez. Otra vez. Una vez más. Y no sienten nada. No están así como estoy yo en estos momentos.

Estoy hablando del caso de Nico porque es el más reciente y el más grave supongo. Pero si me pongo a pensar, es con todos. Con Ian, con Federico, con Leandro. A Leandro le stalkee hasta a las amigas de la novia. ¿Es normal eso? ¿Estoy bien? Y no creo que el hecho de que Nico haya sido mi primera vez influya en algo. Más bien, es que me gustó y me importa y blablabla.

Estoy confundida. Al principio estaba todo más que bien. Me acordaba la primera vez que fui penetrada y lo bonito que la pasé con Nico. Pero después se fue haciendo más... y más. Y cada vez más. Y ahora llegué a un punto raro en el que pienso lugares donde podría cruzarmelo. No está bien. No, no lo está. Tal vez si no le hubiese mandado ese mensaje estando en pedo podría estarlo, pero no. Lo hice y no está nada bien que yo haga eso. Y cuando volví de Bariloche, no era nadie. Con el tiempo se fue haciendo más.

Estoy en el horno.

Técnicamente soy un queso para las relaciones (y eso que tengo fama de fría).

No hay comentarios: