10/29/2015

Fragancia con olor a miel.

¿Alguna vez sintieron una felicidad tremenda al sentir un aroma? Cuando una fragancia peculiar se impregna en tus fosas nasales y simultáneamente los recuerdos comienzan a fluir en tu cabeza. ¿Cuántas veces sintieron eso?

La nostalgia. Desde siempre he sido una persona nostálgica, de esas que aman el pasado, odian el presente e ignoran el futuro. De esas que se alberga en sus recuerdos porque buscan sentirse seguro, y la inconsciencia les dice que lo seguro está en lo conocido.

Ay, vos... qué equivocado estás. ¿De qué sería la vida sin riesgos a cometer? Ay, vos... estás tan perdido, que pensás que en la vida se trata de conocer todo. Te quedas en la sombra porque sentís que el sol te va a hacer mal. Te sentís mal y entonces pensás en correr lejos de la sombra, pero algo te detiene. Ay, vos... que no disfrutas las fragancias de la vida. Ay, qué tan equivocado estás.

Las fragancias, bonito recuerdo. Deben quedar atrás. Deben no influenciarte. Deben darte recuerdos, recuerdos felices, una sonrisa en tu cara. No deben darte infelicidades. No deben darte otra vida para vivir. Las fragancias deberían hacerte viajar. Pero sin que faltes en la realidad.

No hay comentarios: