10/27/2015

Cajita de emociones.

Mi caja. Una caja simple, sin más ni menos. Para algunos es parte de la basura, para otros es una caja de zapatillas Vans. Para mí son años y años, y recuerdos. Y más recuerdos.

Acá guardo no solo cosas materiales, sino recuerdos. Los guardo con la esperanza de que en un futuro esto me sirva. Los guardo con el fin de que una yo futura se reencuentre con mi yo en este momento. Que recuerde, que no se olvide, que una parte de ella se quede en el pasado para no olvidar. Porque olvidar suena feo, esté mal ser nostálgico o no.

La caja está llena. Mi corazón también. Es porque no pasó mucho tiempo desde que comencé a llenar mi caja con muchas cosas que hoy me alegro tener conmigo. 

Mi caja de recuerdos. Mi caja de tiempos. Mi caja de llantos. Una simple caja de zapatillas se convirtió más de lo que pensaba. Las cosas que hay ahí son especiales. Cada cosa tiene una historia, y una historia trae un recuerdo. 

Una de las cosas más importante en mi vida. Mi caja de cosas especiales.

No hay comentarios: