9/15/2015

- Mandar a todos a la mierda.






Últimamente estoy escribiendo mucho, lo sé. Tengo ganas de hacerlo. Necesito hacerlo. (No es una frase nueva esa).

Me estuve sintiendo rara. Me estuve sintiendo colapsada, sin paciencia, malhumorada. Me estuve sintiendo mal. Pero no "mal" como me sentía antes. Esta vez es un "mal" distinto. Es como si quisiera gritarle a todos que se mueran, irme lejos y olvidarme de todo. Estoy desbordada. Es como si mi paciencia chorreara por los bordes. Y no encuentro solución. Estoy nerviosa inconscientemente. O sea... yo no sé. Siento que mis piernas se mueven con nerviosismo cada vez más mayor. Y no sé por qué.

No estoy nerviosa, no dentro de lo que yo puedo admitir. Tengo ganas de dejar de sentirme así. En realidad no. No quiero dejar de sentirme así. Quiero... joda. Quiero joda y viaje. Eso es lo que necesito. Eso es lo que quiero en este momento. Quiero tener plata, ropa linda, salir a bailar y de ahí, viajar a algún lugar hermoso. Hermoso, tranquilo, que me relaje. Que me transporte a otro lugar. Quiero estar sola. Necesito un minuto de silencio. Lo necesito. Pero todo se está tornando en una molestia.

Mis compañeros de colegio... cada vez los aguanto menos. A los profesores, a los directivos. ¿No se dan cuenta que estoy harta de todos ellos? Seguro que no. Y de la idea contraria, tampoco van a paralizar el mundo sin mí. Por suerte el fin de semana que viene voy a ir a la casa de Sofi. Vamos a intentar robar alcohol porque ninguna de las dos anda vacía de billetera. Je.

Contá hasta tres. Uno... dos... tres... inhalá y aguantá.

No hay comentarios: