5/15/2015

- Lo puedes hacer mejor



Otra vez Ian. Él volvió, pero esta vez de una forma distinta. No sé cómo llamarlo. Tampoco sé si es verdad que es distinta.

No sé lo que me pasa con él. Supongo que es verdad lo que mi papá dice de mí. Supongo que es verdad que me obsesiono con las personas. Eso explicaría qué es esto que siento. Cuando Ian aparece, yo me siento feliz. Siento que lo quiero, me siento bien. Cuando se está yendo, me siento mal. Exageradamente mal. Y cuando se va, por lo menos temporalmente, me siento re bien. No me importa él ni nada relacionado a su persona. Pero después él vuelve y nos encerramos en un círculo vicioso. 

En sí, su persona me hace sentir más mal que bien. Me hace sentir fea, me hace sentir un juguete. Él nunca me habló en persona, nunca me eligió. A él nunca le interesé realmente. Entra al whatsapp y entra en un juego. Dice "Voy a joder a Mariana" y yo... yo me dejo. Yo me la creo. Es mucho mejor enredarme en sus cuentitos, mucho mejor creerme que soy el amor de su vida, que no existe otra persona para mí, solo yo. Y después bajo a la realidad y me doy cuenta que no es verdad eso.

La semana pasada hizo de esas cosas que hace, que nunca son distintas. Siempre hace lo mismo. Me habla y me deja de hablar, y después me habla otra vez y el resto ya lo saben. Me deja de hablar. El fin de semana comenzó a hablarme otra vez, pero entonces le dije que no le creía más nada. Comencé a hablarle cortante, a ignorarlo, a dejarlo de lado. No completamente, claro. Si lo hubiese hecho completamente, no le hubiera hablado borracha. Le dije la mitad de las cosas que sentía cuando hacía sus trucos. Me hubiese gustado contarle todo. Pero algo importante le dije. Me burlé de él por haber salido con la piraña, le dije que me sentía mal cuando me dejaba de hablar. Y cuando él quiso hacer de sus jueguito (vos me vas a violar a mí, blablabla), yo le respondí. Esta vez no seguí la línea. Es lo que pienso, y fue mucho mejor haberselo dicho. "No empieces con eso de violar, porque si vos realmente quisieras eso, ya hubieramos cojido. ¿Y cojimos? NO". (Todo esto escrito con una ortografía inentendible).

Él me juró que jamás lo haría otra vez. Y no lo estaba haciendo, hasta ayer. Me di cuenta que nos estamos hablando todos los días, y eso por ahí lo cansa. Estoy viendo que me habla como cansado, como así no más. No soy nadie importante para él. Y tal vez lo mejor es... dejar de hablarle. No quiero. No quiero porque me duele, porque... lo siento importante. Me cuesta ignorarlo completamente. Ahora lo dejé "colgado", y lo voy a hacer hasta las doce, veinticuatro horas después de su última respuesta.

Antes de esto, me contó. En realidad, me confesó su relación con la piraña. Me dijo que ya estaba todo terminado. Habíamos estado hablando sobre él y sus formas de descargarse. Y todo lo demás. Y resulta que él le pegó a un amigo que dijo que la piraña tenía el culo abierto. "...que en ese entonces era mi novia...". Así. Dijo que habían cortado porque peleaban todo el tiempo y al final, los dos se encontraban indiferentes. Pero lo confesó.

También dijo que su última relación sexual fue con Miel. Me enoja. Me enoja imaginarme la situación. ¡Otra vez cayó! Con la chica que le hizo mil y una. No le creo mucho, pero bueno. Igual me enoja.

Y pensando en la piraña... una canción se me vino a la mente. Entre la piraña y la otra. Pero bueno. Me siento así.

Tú eres solo otro en la larga línea de hombres que ella atornilló,
solo otro en la larga línea de hombres que ella conoció.
Y sí, ella hizo... Sí, ella hizo lo que quería hacer,
como todos los otros chicos antes
otro sueño se hace realidad.

Es poderoso, es poderoso, es un movimiento poderoso
y mientras yo no estoy realmente segura de lo que ella trata de probar,
todos dicen que ella tiene una baja autoestima.
¿Entonces por qué mira como si fuera un gato que tiene la crema?

Pero tú, tú puedes hacerlo mejor.
Puedes hacer mejor que eso.

Yo sé que te has estado sintiendo mal.
No tengo derecho a estar enojada, enojada.
Pero tú, tú puedes hacerlo mejor que eso.
Y yo sé que no te sientes culpable.
Solo estás enredado en un juego, un juego.
Pero tú, tú puedes hacerlo mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh

Ella es la manzana del ojo de todos
con una voz de ángel, diablo disfrazado.
Tiene un rostro amargado como una fruta poseída
que los chicos pueden probar hasta que esté fuera de uso.

Y ella está en la red hasta que sus sueños se hagan realidad,
incluso si eso significa irse a la cama con vos.
Amiga de todos. ¿Sonó una campana?
Yo sé un poco más, pero nunca te diré.

Pero tú, tú puedes hacerlo mejor.
Tú puedes hacer mejor que eso.

Sé que te has estado sintiendo mal.
No tengo derecho a estar enojada, enojada.
Pero tú, tú puedes hacer mejor que eso.
Y sé que te has estado sintiendo bajoneado.
Estás siempre de la ciudad, ciudad.
Pero tú puedes hacer mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh

Bueno, supongo que es lo que los humanos hacen.
Engancharse con alguien hasta que caiga dentro
y cuando está terminado, ellos se van e intentar sanar el dolor.
Engancharse con otros amantes, hacerlo todo de nuevo.
No estoy juzgando su vida sexual.
Estoy juzgando la manera en la que siempre enterra su cuchillo
en mi espalda cada vez que estamos empazando.
Suspicaz desde el comienzo, yo siempre tuve mi dudas sobre ti.

Tú puedes hacer mejor que eso.
Tú puedes hacer mejor que esto.

Sé que te has estado sintiendo mal.
No tengo derecho de estar enojada, enojada.
Pero tú, tú puedes hacer mejor que eso.
Y sé que no te sentís culpable.
Solo estás enganchado en un juego.
Pero tú puedes hacer mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Mejor que eso.
Ooh

No hay comentarios: