11/27/2014

- Un viejo nuevo amor



Este último tiempo no estuve pensamos en "ya sabemos quién". Sinceramente, no tiene caso que lo siga ocultando. Bah, nunca lo hice. Es obvio que me estaba refiriendo a Leandro. Bien. Voy a hablar claro. Bah.

Últimamente ya no ando pensando en Leandro. Me estuve olvidando de él; por alguna razón, ya no ronda en mi mente... por ahora. Y agradezco que Ian ya no esté tampoco. Es raro porque quiero saber de él, no obstante no siento la necesidad que tenía antes. Si María es o no su novia, no me preocupa, lo cual creo bastante raro. Ya no lo stalkeo apenas entro a twitter. Me felicito.

No es que no esté pensando en nadie, no. No es que me haya dedicado a mí misma. Aunque esta última semana estuve ocupada en el recital de La Oreja de Van Gogh (que fue este sábado veintidos de noviembre), no pude evitar pensar en Federico, el chico que me gustaba en sexto.

Acá no lo conté, pero resulta que evolucioné y ahora salgo a bailar y a divertirme a las fiestas de egresados. Me moría por ir a la del Inmaculada de Burzaco, Siempre dije que ahí había demasiados chicos re lindos y no me equivocaba. Por algún lado de mi mente se me ocurrió que podría llegar a cruzarme a Fede ahí, pues él fue un alumno de él durante todo el dosmil trece. Lo supuse, pero nunca pensé que eso fuera a hacerse realidad.

Siendo sincera, la fiesta del Inmaculada no estuvo tan buena como pensé. De hecho, ni siquiera llegó a llenarse. Se hicieron las cuatro y Piku y yo nos queríamos ir. Yo me encontraba tentada por el celular, pues quería llamar a mi papá para que nos sacara de ese embole. Pero algo en mi interior me decía que no. En mi opinión, era muy temprano y él se encontraría durmiendo. Entonces me senté cerca de la entrada de Auditorio junto a mi amiga y empecé a observar a todos. Había mucha gente conocida: Micaela Peña, Ana Alvarez (obvio, ellas eran de quinto), "Cara de Pez" (una compañera del colegio nuevo), inclusive Catalina, la plátonica de Alan se encontraba allí. Me sorprendí al verla. Es linda la chica, pero tiene cara de engreída. A mí no me cae muy bien la verdad...

El tema es que mientras descansaba los pies, miraba para ver si había alguien conocido. Estaba tan vacío que se podía ver con claridad. No se comparaba en nada con la del ALFA. Entonces allí me encontré a Fede. A lo lejos, me quedé mirandolo. No podía creer que él estuviera allí. Más bien, no lo reconocía. Estaba hablando con otro chabón que no reconozco (creo que no era ninguno de mis ex-compañeros). Estaba parado de una forma tan peculiar que me hizo pensar en un comentario que el papá le había hecho en una foto de perfil suya donde era un bebé. En ese comentario, decía que la forma de pararse y caminar era igual a la del padre (el abuelo de Fede). Yo no conozco a su abuelo, pero sí, tiene una forma de pararse graciosa, muy peculiar. Pero más me distraje en su culo. Oh, sí. En su culo... Tiene altas pompas; tiene un re lindo cuerpo. Me encanta que sea bajito. Es uno de mis chabones favoritos. Él ponía sus manos en sus caderas y eso hacía que el culo se le notara más. Y yo moría mientras escuchaba a Melina y me preguntaba en mi casa si aquel era o no era mi compañero.

Si, soy una tarada. Me quedé colgada. Mucho tiempo. Tanto tiempo pasó que él se dio vuelta y yo lo seguía mirando. ¿Se dio cuenta que era yo? Sí, se dio cuenta. Es más, después se empezó a mover por todos lados. Se daba vuelta, hablaba, pero de reojo me miraba. Y yo trataba de sonreírle a las palabras que Piku me estaba diciendo, fingiendo que no me importaba. Pero me importaba. Tanto me importaba que desde entonces pienso en él.

Pasando a hablar de Leandro... Como ahora soy una súper chica fiestera (ahre), empecé a unirme a eventos de fiestas de egresados (tengo ganas de ir a una en mitad de la semana). Una de las escuelas de acá, de Burzaco, es la del Almancio Alcorta. Es un colegio que fue a darnos una charla sobre el centro de estudiantes a nuestro cole. Conozco de vista a unas chicas de ahí. El tema es que yo quería ir, por ende pedí entradas. Empecé a buscar algún egresados para pedirle y me encontré con un nombre que reconocía perfectamente. Me dije "¡No! No puede ser", pero sí. Era. Y me di cuenta que era cuando sin querer pulse el mouse en el nombre de abajo y me apareció una foto de portada donde estaba el nombre de arriba. ¿Y quién era ese? Emmanuel, el hermano de Leandro.

Sinceramente... no sé, me olvidé lo que iba a poner. Me sorprendí bastante al ver aquello, no me lo esperaba porque, a juzgar por las fotos, él no va a un colegio semiprivado. Entonces me pregunto: ¿Qué hacía ahí?

De todas formas, nunca lo sabré porque al final no fui. En fin. Me dieron la netbook del gobierno. Estoy escribiendo desde ella, feliz porque finalmente me la dieron.

Así que nada. Ya se termina el dosmil catorce y yo me siento algo mal porque debería estar re feliz por la terminación del año. Pero bueno. No sé. Chau.

No hay comentarios: