5/19/2014

- Me siento horrible

La semana pasada me agarró taquicardia. No sé si lo conté por estos lugares, pero bueno. Lo vuelto a contar. Desde entonces me siento rara, como si no estuviera sana, y puede que no lo esté. Por suerte, me hice estudios y si algo está mal, saldrá allí. Pero entonces, mientras tanto, me duele la cabeza, el corazón, la mente y el ánimo. Porque hoy, lunes, me sentía tan baja de ánimo, y no porque justamente sea lunes. Me siento mal, me sentí triste y eso  no cambió.

Por primera vez en mucho tiempo, lloré No quise, pero inevitablemente lloré. Tengo ganas de renovar mis redes sociales y así no sentirme tan fracasada, pero sigo sintiendome así. De alguna u otra forma, siempre termino sintiendome ridícula. ¿Será porque repetí? ¿Será esa la causa? El tema es que pienso en las cosas y no tengo nada más que sentirme vacía, sin vida, y tengo ganas de suicidarme. Juré, prometí, dije que este año sería distinto, que yo cambiaría. Y nada, me siento tan estúpida, ridicula. Tan tarada que siempre. Y lo peor de todo es que no está él para llamar su atención. No está él para ver el lado bueno de esto, decir "Estoy depresiva otra vez, otra vez tengo problemas mayores" y que él se entere, que él se preocupe y piense en mí. Por cierto, el viernes creo que lo voy a ver.

Como ando en eso de renovar redes sociales, estuve stalkeando gente, además de stalkear al mismo de siempre. (Hoy pasé por el boulevard y lo vi, y me puse contenta. Me hizo renovar mi "cariño" a él). Se me ocurrió stalkear a mi antigua mejor amiga, la misma estúida que me buchoneó, que buchoneó todo lo que tenía, todo lo que sentía. Esa pelotuda no tuvo mejor idea que postear fotos del pasado, fotos en las que estaba yo. Y me dio la peor nostalgia ever. La peor nostalgia que jamás me pudiera dar. La peor. Y no quería, pero lloré.

Las cosas van mal para mí. Ya no sé qué hacer. Desearía tener la vida de Lana Del Rey o de Effy Stonem. Desearía poder no tener corazón para algunas cosas y dejar de tener esta vida de mierda. Desearía poder ser otra, navegar por el mundo. Quiero escapar de aquí, olvidarme de todo...

Necesito un abrazo. Y creo que necesito un abrazo de mi nuevo él. Necesito un abrazo consolador, que me consuele. Que su abrazo me haga sentir que todo está bien, que nada malo va a pasar. Que me haga olvidar mis problemas.

No hay comentarios: