5/19/2014

- Me siento horrible

La semana pasada me agarró taquicardia. No sé si lo conté por estos lugares, pero bueno. Lo vuelto a contar. Desde entonces me siento rara, como si no estuviera sana, y puede que no lo esté. Por suerte, me hice estudios y si algo está mal, saldrá allí. Pero entonces, mientras tanto, me duele la cabeza, el corazón, la mente y el ánimo. Porque hoy, lunes, me sentía tan baja de ánimo, y no porque justamente sea lunes. Me siento mal, me sentí triste y eso  no cambió.

Por primera vez en mucho tiempo, lloré No quise, pero inevitablemente lloré. Tengo ganas de renovar mis redes sociales y así no sentirme tan fracasada, pero sigo sintiendome así. De alguna u otra forma, siempre termino sintiendome ridícula. ¿Será porque repetí? ¿Será esa la causa? El tema es que pienso en las cosas y no tengo nada más que sentirme vacía, sin vida, y tengo ganas de suicidarme. Juré, prometí, dije que este año sería distinto, que yo cambiaría. Y nada, me siento tan estúpida, ridicula. Tan tarada que siempre. Y lo peor de todo es que no está él para llamar su atención. No está él para ver el lado bueno de esto, decir "Estoy depresiva otra vez, otra vez tengo problemas mayores" y que él se entere, que él se preocupe y piense en mí. Por cierto, el viernes creo que lo voy a ver.

Como ando en eso de renovar redes sociales, estuve stalkeando gente, además de stalkear al mismo de siempre. (Hoy pasé por el boulevard y lo vi, y me puse contenta. Me hizo renovar mi "cariño" a él). Se me ocurrió stalkear a mi antigua mejor amiga, la misma estúida que me buchoneó, que buchoneó todo lo que tenía, todo lo que sentía. Esa pelotuda no tuvo mejor idea que postear fotos del pasado, fotos en las que estaba yo. Y me dio la peor nostalgia ever. La peor nostalgia que jamás me pudiera dar. La peor. Y no quería, pero lloré.

Las cosas van mal para mí. Ya no sé qué hacer. Desearía tener la vida de Lana Del Rey o de Effy Stonem. Desearía poder no tener corazón para algunas cosas y dejar de tener esta vida de mierda. Desearía poder ser otra, navegar por el mundo. Quiero escapar de aquí, olvidarme de todo...

Necesito un abrazo. Y creo que necesito un abrazo de mi nuevo él. Necesito un abrazo consolador, que me consuele. Que su abrazo me haga sentir que todo está bien, que nada malo va a pasar. Que me haga olvidar mis problemas.

5/14/2014

- Pasado



Me duele la panza. Estoy con Andrés y la verdad es que no lo soporto. Tomé pastillas, pero me sigo sintiendo así. Hay una rareza instalada en mí, y desearía que se fuera. Bah, en realidad... no sé qué quiero. Desearía volver el tiempo atrás. Yo creo que por eso estoy "triste".

El lunes me levanté de la siesta a la seis de la tarde. Entonces una taquicardia me cayó. No podía respirar, me faltaba el aire y lo único que quería hacer era nada. Se solucionó yendo al médico y dandome oxígeno, pero desde ese entonces todos piensan que estoy mal, triste, y tal vez tengan razón... aunque haya múltiples razones por las que una taquicardia te puede agarrar.

Yo... bueno, desde antes que repitiera dejé de ir a la psicóloga. Ahora que repetí, es obvio que no voy, pero me gustaría volver. Muchas cosas están pasando por mi cabeza, por mi mente y por mi corazón, y mi cuerpo se da cuenta de ello. Necesito a alguien que me entienda de verdad, que pudiera definir las cosas que siento, las que tengo, las que sufro en este momento. Quiero empezar a trabajar, así podría pagarme las sesiones pronto. Y debido a la taquicardia y lo que la médica me dijo, comencé a pensar y, como no, a recordar. Este episodio de taquicardia que se puede justificar con un "algo interno, emocional"; todos se preguntan por qué, pero reacciono reacia a todo eso. No entiendo el por qué, no pasa  nada en mi mente, y en cierto caso es igual a los ataques de llanto que tenía en segundo. Claro que segundo fue en el pasado, hace tres años, y me hace recordar todo. Querer volver a esas instancias; es como si mi vida no fuera la misma. Es por eso que tal vez necesite ir a las sesiones de vuelta. Algo pasa con mi psiquis, sé. Pero no quiero discutir sobre la cuestión de la psicóloga.

Por otra parte, hace mucho tiempo que no pensaba en Leandro. Hace muchísimo tiempo. Así como tampoco pensaba en Alan, pero por alguna cuestión misteriosa del destino, comencé a pensar en él (Alan) y a recordar a Leandro. Recordar, básicamente, las cosas que viví. Ahora me imagino, aunque sea totalmente imposible, el último primer día, cómo sería tener taquicardia delante suyo y ese tipo de técnicas llamatención. Desearía poder haber continuado mi vida en aquella instancia, en aquel colegio, con él. Hace mucho que no lo veo y, sinceramente, tengo ganas de verlo. Pero sé que si lo hago, me convertiré en una tonta. Solo desearía poder volver el tiempo atrás y volver a vivir las cosas que ya viví, así podía arreglar VARIOS errores.

El hecho de ver Chica rara también me hace recordar. Y American Horror Story, y ver a Taissa Farmiga. Eso me lleva a muchas cosas. Y puede que estos recuerdos no sean buenos para mí.

Creo que... mis hormonas van bajando de a poco. Creo que Alan me gusta de en serio. Y creo que, en escencia, realmente amaba y amo a Leandro, dejando de lado las razones por las que es un pelotudo y por las que podría llegar a odiarlo. Hay un chico lindo en la escuela. Es realmente lindo y copado, y gracioso. Pero, aunque algunas veces lo confunda, sé que no pasa a ningún lado más que de allá, la relación buena que tenemos. Me refiero a que... Sé que es lindo, pero no me gusta. 

En fin. Quería remodelar mi cuarto, ordenarlo. Y quería sobre todo cambiar de estilo de vestir. Este año me había propuesto tantas cosas... demasiadas... Pero no. No sé qué más agregar. Mi vida sigue siendo igual de apestosa de siempre. Quizás más. Fin.

5/02/2014

- Una vez más con el corazón roto...



Hace tanto que no sufría tan "adolescentemente". Hace un buen rato. Pero ahora siento que las cosas son distintas. Tengo más edad, más madurez podría decirse, y el mismo dolor supongo.

La semana pasada, más o menos, fue su cumpleaños. Para los que quieren saber, no. Todavía no lo olvidé. Todavía no lo superé. Lo dejé de lado porque si sigo con la actitud que estaba siguiendo, me iba a quedar estancada. Así que tomé las riendas de mi vida y me adentré a la aventura, haciendole caso omiso. Haciendo caso omiso a mi pasado, que de a poco voy superando, y haciendole caso omiso a mi suerte. Él ya fue, ya pasó. Por suerte.

Ahora puse la mente en un nuevo chico. Me gusta. Es lindo. Y supongo que sería una especie de reemplazo, por así decirlo. Él es hermoso, bueno, amable, lindo, dulce. De verdad. Y tiene una tonadita... Dios, es muy lindo. Trabaja en un local de comidas rápidas que está ubicado cerca de mi casa y de mi colegio, y lo agradezco. Ya me había gustado este chabón antes, pero nunca como me está gustando ahora.

Sinceramente, fue una semana entretenida. Por este chico. Por lo menos, hasta ahora. La semana pasada, más específicamente, el lunes 28 de abril, fue mi cumpleaños. Con las chicas del público me fui a comer dónde trabajaba él, además de que también cumplía otra compañera. Gracais a Dios, él estaba. Y gracias a Dios, nos atendió él. Fui la que más me habló, y creo que me reconoció... supongo. No nos saludos ni nada, pero le hice algunos chistes y se rió. Chistes que tenían que ver con la compra, obviamente, y eso hizo que me ilusionara. Me pasé toda la semana en él, imaginando cómo sería mi vida si él estuviera en ella. Me sentía tan enamorada, tan... agradecida por esto. Hasta ayer a la noche, cuando descubrí que tenía una "platónica". Aquello que escribió fue en noviembre, pero sus iniciales coinciden con aquella chica súper linda y copada, mucho más que yo.

Sé que eso fue en noviembre y que en este tiempo han pasado muchas cosas. De hecho, él no me conocía a esas alturas. Y después, en diciembre, lo hice reír. Y otra vez en Marzo de este año y en Abril. Hablamos poco porque no son muchas veces en que podemos cruzarnos, pero me destroza la idea de que su plátonica es ella y que con ella y una compañera más salen al cine, a ver películas. Y desde siempre, desde la primera vez que los vi, supe que estaban destinados a estar juntos. Los dos son altos carilindos, copados, le caen bien a cualquiera. A diferencia de mí, que soy tan patética y estúpida, y fea, y tarada... Eso me hace odiarme. Fui una tonta al pensar de que tal vez yo podría gustarle. No tengo posiblidad con un chico así. No tengo posibilidades con nadie. Me voy a tener que conformar con mis pensamientos, porque es eso lo que puedo tener de él.

Debo admitir que pienso en las razones por las que ella puede ser su plátonica. Pero me entra la duda. ¿Cómo una chica puede rechazar a un chico así? Tan lindo, tan él... Cuando escribió todas esas cosas sobre su amor platónico no me conocía, pero aunque me conociera, ¿cambiaría algo? Seguramente no. Porque él jamás me daría bola. Ningún chabón así, como es él, puede darme bola, y menos reemplazando a una chabona como ella.

Después de tanto tiempo, me cuesta admitir que me gusta un chabón que ya tiene una chica que le guste... Me siento tan mal porque volví con mis problemáticas adolescentes.