3/20/2014

- Fuck yeah, this is what I truly want



¿Qué mierda se supone que diga a estas alturas? ¿Qué te sigo amando? ¿Ah?

Me entristecen los recuerdos que me agobian cada día, recuerdos de cuando estábamos juntos, tonteábamos, nos hacíamos chistes y demás cosas. Recuerdos que me demuestran solo una cosa: que nada volverá a hacer lo mismo. Quisiera tener una máquina del tiempo y volver a finales del dosmil once o principios del dosmil doce para poder revivir aquellas cosas que me hicieron tan feliz, para poder revivir contigo. Eso quisiera. Ahora, estoy más lejos que nunca y sé que nada volverá a ser igual, es la frase que más repito.

No sé cómo te sienta a vos que yo me haya ido para siempre. Supongo que te alegra porque te aleja de los problemas. No sé. Pero sé que me andan diciendo un montón de cosas, sobre que andas y le coqueteas a demás personas... Lo que siempre hacías cuando yo estaba. No sé si me importa, no lo sé realmente. Ahora mi vida ha cambiado y no siento deseos de cruzarme con vos, pero sé que en el fondo lo quiero. Sé que me voy a comportar como una estúpida, sé que voy a perder toda mi dignidad en hacer algo para que te llame la atención. Lo sé y lo sé, sé todo eso porque ya lo viví. Pero bueno, qué puedo decir al respecto. Qué mierda puedo negar a estas alturas de la cosa, cuando ya todos vieron cómo me traes.

Estoy reconsiderando la opción de lanzarme a tus brazos. De lanzar todo lo que siento, solamente para que una vez y por todas me aleje de vos. Me aleje de lo que significas. Guardarte en mi pasado. Lo único que quiero es releer las entradas más antiguas de este blog para ver cuánto te amaba, cuán especial eras para mí. Solamente para verte en aquellas palabras que demostraban el ensueño de una niña de trece años. Eso. Lo último es eso. Ahora no me la paso pensando en vos porque ya no te veo, ya no sos objetivo de mi obsesión. Pero sigo pensando en vos.

Tengo ganas de besar a alguien, ganas de unos besos apasionados, de unos labios acaramelados y carnosos. Pero así también tengo ganas de abrazarte. Bien, en fin. No sé que voy a hacer si no te llego a olvidar después de esto, aunque sinceramente... ya no sé qué opinar.

No hay comentarios: