3/06/2014

- Él me gusta y el otro me enamoró

Ahora que todo cambió, me siento como si fuera una persona nueva. A pesar de las cosas malas que me pasan, me siento rara y diferente. Me refiero a cómo estaba antes. Creo que voy asimilando muchas cosas y las voy tragando, puedo llevarlas mejor. Agradezco que pueda tener una oportunidad para jamás perderme. Es como si estuviera atada a una soga que no me permite caer y perderme en un vacío, aún así me da que pensar cosas que podría haber hecho. Cada vez que digo eso, un chico nuevo aparece en mi mente.

Este es un chico posible, pero no tanto. Recuerdo los días en sexto grado cuando me gustaba. Él me rechazaba, y no sé por qué. Una vez, lo había agregado a facebook y él me aceptó, por lo que me puse contenta. Pero días después me borró, y mi sonrisa desapareció. Después lo olvidé y todos estos años no fue más que un compañero más. Hermoso, lindo, fachero. Lo que sea. Todas las chicas le tiraban onda, y estoy segura que a él le gusta(ba). Ahora... no sé si me gusta. Es una atracción rara. Es lindo y buen pibe, y confieso que es al único que aceptaría como novio en estas circunstancias. Hoy lo vi y estaba hermoso. Este año se sumaría al colegio, pero como yo repetí y me fui, es obvio que no lo voy a ver. A menos que visite a mi antiguo mi colegio. Pero me gustaría tenerlo en el mismo grado y verlo cada día, supongo porque lo tomo como una distracción. Es como la vuelta a mi vida adolescente complicada y salir de ese mundo adulto aún más complicado. Además, estoy segura que todas las chicas de todos los grados le van a tirar onda, y van a ser chicas lindas, copadas, que no sean antisociales estúpidas como yo. Así que prefiero no estar a estar muriendome de celos, pensando por qué no nací así.

El otro pelotudo. Creo que ya lo voy superando. Y el hecho de que ya no esté más en el cole ayuda. Ayuda un montón. Pero como dije antes, tengo una soga que me mantiene atada a ese pasado tan cruelmente lindo. Y esa soga me hace verlo de vez en cuando. Y es ahí dónde me doy cuenta que sigo queriendo llamar su atención, que él me sigue volviendo loca en algún ámbito, en alguna parte de mi corazón, cabeza, cuerpo, lo que sea. Y ayer, cuando recordé todas las cosas que hizo por mí, no pude evitar no meter mi mente en ese agujero profundo y no sacarla hasta hoy a la mañana, cuando lo vi a ese chico de mi edad. Eso indica que sigo enamorada de él, pero ya no me preocupa. Lo voy a ver menos y eso me ayuda.

No hay comentarios: