2/18/2014

- Él



Debería escribir esto en word, pero por alguna razón quiero expresarlo online. Soy consciente de que esto ya nadie lo lee, y creo que es mejor así.. Es decir... en realidad, no sé si decir algo al respecto. Aunque esto ya nadie lo lea, pueden hacer que esto lo lea él. Pero en fin.

Últimamente estoy con muchas cosas en mi cabeza. Tengo que estudiar para pasar de grado y seguir viendolo. Pero, inevitablemente, él me roba los pensamientos. Hoy, justamente porque estaban las mesas, me fui a ver a una compañera. No me dejaron estar mucho tiempo, por lo que no llegue a verlo. A mí me echaron, pero a unas estúpidas de tercero no. A ellas la recibieron con alagos y palabras bonitas, y eso me hizo pensar que tal vez es por él. Es por él que ni me quieren ver en el colegio si no es época de mesas o eso. Me refiero a que... si es época de mesas, pero hoy no me tocaba ir.

Me cuesta admitir que lo sigo amando. Me cuesta admitir que todo esto me está matando, pero es la verdad. Es la realidad, no quiero ser tan fraca de no admitir lo que me está pasando. Hoy casi lloro por él, hace unos ratitos no más. Eso ya lo dice todo. Por primera vez le expliqué la situación a Marina y creo que la entendió. Por lo menos, me tomó en serio, a diferencia de lo que los otros hacen. Creo. Supongo.

Cuando empiece mi psicóloga, creo que voy a contarle sobre lo que me está pasando, sobre lo que estoy sufriendo. Este mes se cumplen tres años desde que estoy enamorada de él y eso da qué pensar. En caso de que pase de grado, el año que viene sería mi último año. Eso es preocupante, porque nada me hace pensar que en un año lo voy a olvidar. Hace tres años que estoy perdidamente enamorada de él (y eso que es un pelotudo), en un año lo voy a seguir amando. Por eso, Marina me dio una solución, y creo que es la correcta. Con el tiempo la pensaré, hablaré con mi psicóloga de ello y veré que haré. No quiero hacer cosas que después me arrepienta o cosas con las que pareceré una estúpida. No sé si él tendrá la capacidad de entenderme, de ponerse en mi lugar, y tal vez se lo cuente a los directivos, cosa que no quiero.

En caso de que opte por este camino, por esta solución, por esta medida, será por mí. No por él. No será porque quiero saber que me dice, no porque quiero que me bese, me abrace o me corresponda. Será porque yo quiero librarme de este sentimiento que me hace doler cada vez más el corazón. Será para deshacerme de él.

No hay comentarios: