11/14/2013

- ¿Avances?



Aún no sé si estoy logrando avances, cualquier parte de mí creería que no. Pienso en todas las cosas que están pasando, las cosas que pasaron, y siento que tal vez esté superándolo. No lo sé. Tengo sueño, así que creo que esta entrada verá el lado más triste de las cosas.

Me duele la cabeza. Aún no sé si ese dolor es provocado por las cosas que dan vueltas en mi cabeza y me hacen pensar. Ahora sé que puedo ser yo, que puedo pensar en mí, y lo malo es que sé que en algún momento terminaré pensando en él, actuaré por él, para sus miradas. Es difícil esto porque intento ignorarlo, algunas veces lo logro, otras veces no.

Me pone celosa, me pone totalmente celosa que él esté superándome. Y allí es donde me pregunto si alguna vez hubo algo entre nosotros. Desde que pasó lo que pasó, pienso que tal vez todo fue imaginación mía. En el fondo sé que quizás no, pero me convenzo de eso porque es lo mejor para seguir con mi vida. Ahora estoy en este estatus fijo en donde pienso solo en mí, únicamente en mí. Y, cuando pienso en él, me digo que en realidad fue todo imaginación mía.

Recordando todo, pareciese que todo parece tan lejano. Aquellos días en que jugábamos con él y bromeábamos con él, y nos sentíamos bien con él, porque él era especial, parecía especial. Eso fue todo, porque me siento tan lejana de aquellos días, de aquellos momentos, así de aquellas etapas malas que pasé, que pasamos, cuando nos peleábamos. Y ahora, ahora mismo, todo cambió. Hablamos frente a los demás sobre eso...

Y procurando volver al pasado, recuerdo los buenos momentos, cuando él no existía para mí. Esos tiempos quedaron totalmente en el pasado, más que los otros. Cuando no éramos nadie; él no era nadie para mi, y yo no era nadie para él. Nunca pensé que me gustaría tener este tipo de relación con un profesor, una relación tan alejada, pero lamentablemente es así. Cuando él ni siquiera me hablaba tan amablemente como ahora, y yo no moría por él como ahora. Es todo tan confuso... y yo odio esta confusión, sobre todo porque me doy cuenta que en realidad no hago ningún avance sin hacer un retroceso antes. Es odioso porque de repente me agarra la sensación de depender de un amor que no tenía futuro, de un amor que quizás nadie quería llevar a cabo, ni siquiera yo.

Todo es tan confuso cuando se nos propone... Y yo, a esa confusión, no me adapto...

No hay comentarios: