10/25/2012

- Día cero



Esta vez no pediré perdón, esta vez no diré "Lo siento". Recuerdo cómo comenzó, y me cuesta creer cómo terminó. Pero me hice respetar, odio que me traten mal. Y él sólo hacía eso. En mayo me lastimó, ahora tampoco le importó, ¿qué voy a esperar de un hipócrita? Tratando de dar clases de hacerse cargo, yo pienso que cayó demasiado bajo. Siempre dije que lo quería, y era verdad. Y por eso perdón pedía, capaz de ponerme de rodillas. Pero ¿para qué? Ni siquiera lo vale. Pensé que era un hombre, pero no. No lo es. Y nunca va a serlo. No valía morir por él, no valía arriesgar a pesar de perder. Dejé de amarlo, ahora espero dejar de recordarlo. Hablaré de él, seguramente. Pero ¿qué se hace para olvidar a tu primer amor? Él solo me causó dolor.

Pregunto: ¿Cómo se hace para sacarte de la cabeza a esa persona, que fue tu primer amor y que te hizo sufrir como nadie más podrá hacer en mucho tiempo?

10/17/2012

- The hurts.

Heridas... solo heridas que ya no están a la vista. Heridas que esperaban ser sanadas, que surgieron por nada. Heridas que no tenían motivo alguno, solo la burla de unos. Heridas que se podían curar, pero que se abrieron sin parar. Así la destrozaron, así la acabaron. La esperanza que tenía de tener un futuro y seguir con su vida quedó atrapada en una vía donde el tren pasaba una y otra vez, y ella lo podía ver... lo sentía. La destrozaron por dentro y por fuera, la quebraron hasta más no poder, ya no tenía nada que perder, pero siguieron. Mataron su esperanza, la dejaron sin alma. Debo seguir. Golpes y burlas arruinaron su estadía y le costaba estar tranquila. El porqué de tanta maldad no se puede explicar. El porqué nos dejó, sí.

- Esta entrada la escribí, casi sin inspiración, por la jóven Amanda Todd (click aquí para ver el video). Personalmente, si a alguien le interesa mi opinión, creo que ella se buscó parte de esto. Quiero decir, mostrar sus senos en internet, si bien es algo común, no es algo bueno. Allí deberían haber intervenido sus padres, allí tendrían tiempo de haberla salvado. Pero, si bien lo controlable era esa situación, lo que seguía después no. Nadie tenía derecho a burlarse de ella o a golpearla de esa manera, o a arruinarla. Cómo se sentía por eso ya no era asunto de sus padres, no podía olvidar lo que le había pasado cambiandose de ciudad. Repito, NADIE TENÍA DERECHO A HACERLE LAS HORRENDAS COSAS QUE LE HICIERON, por más que ella no debía hacer las cosas que hizo cuando tenía doce años. Y realmente admiro el amor a la vida que tenía, que se fue desgastando por esas personas inútiles que en vez de dejarla hacerse cargo de sus propios errores, le quisieron dar una lección. Y la novia del pibe ese (ese estúpido que se quedó mirando como una mina era atacada por quince minas más, solo por él) es una cobarde. No solo por defender a su novio a través de la violencia, sino por hacerla con quince personas más.
Y la razón por la que admiro es porque ya de entrada no quiso terminar con su vida, sino que se cambió de ciudad y de escuela para continuar, para no rendirse.

R.I.P Amanda Todd 1996-2012


10/12/2012

- Y aún sigo enamorada

 
Por la mañana ya no existirás, el perfecto final para esta historia de mierda.
Estoy en un estado de tontería mal, en dónde creo que soy patetica, pero estoy enamorada así que me dá igual. Ya muchos lo piensan, que lo amo demasiado, y lo saben. Pensé que me había olvidado, pero se puso feliz. Lo quiso disimular, pero me dí cuenta igual. Él quería que cumpliera, él quería que lo hiciera. Y lo hice (yo creo que con un poco de ayuda). Entonces me mimo con miradas, pero yo no le devolví ninguna. Entre la timidez y la estupidez, me sentí avergonzada, pero hablé. Hablé con ella para distraerme un poco, y lo ví allí, sentado y solo. Pensé. Si hubieramos seguido como antes, nosotras estaríamos hablando con él. Pero me escabullí en mis palabras y seguí con la charla. Me daban ganas de abrazarlo, me daban ganas de besarlo, pero recordé que él decidió mantener la distancia y matar la esperanza que habia entre nosotros dos.
Hoy, una exposición en el colegio, y me sentí tan vacía sin él. Y de nuevo recordé... ¿Cómo era antes? ¿Cómo era el año pasado? Nos la pasábamos charlando, nos la pasábamos hablando. Entre risas y cuentos, yo lo tenía a mi lado, y aún así me resistía las ganas de besarlo. La comparación entre el pasado y el presente disfrazó mi mente, y me pregunté. ¿Por qué quiso terminar todo así? Los problemas que le traería... y la situación es una porquería, pero él es un cobarde porque no dar la cara aún sabiendo que por mí no sentía nada. Pero si salto cuando no existía sentimiento alguno, quiere decir que algo raro siente por mí.

Entonces, me quiere y ¿soy especial?

Soy especial para él, WIIIII...

10/04/2012

- La vergüenza ya instalada en mí



El titulo no puede ser más exacto: la vergüenza ya instalada en mí. Por hablarle me derretí; mis mejillas coloradas y no pude mirarle a los ojos, quise hacer la prueba, pero por más que lo intentara, nada se me presentaba. Y me negué a dársela, y otra vez me derretí. Es que él es un amor, por más que me cause dolor, por más que muchas veces lo odie, es tan amable y hombre... Me encanta su figura masculina, su amabilidad de rutina, su dulce personalidad... Pero los recuerdos del pasado me acosan, y entonces lo odio. O lo amo aún más, pero el problema es su personalidad.
En fin. Me permitió hacer una nueva evaluación para la previa la semana que viene, con una voz dulcecita, como de pena, y comprendí que sigo siendo una estúpida. Me quejo que me vé como una tonta, ¡ME COMPORTO COMO TAL! y lo sé, sé que tengo que empezar a tratar de verme más madura, a hacer las cosas de matemática delante suyo, pero no sé si lo vale, el año que viene no lo tenemos.
Por otra parte, siento que lo estoy perdiendo, creo que se está yendo, y me temo que me está doliendo. Mi intuición femenina dice lo que antes creía, me renueva los pensamientos que tenía en un principio, y me hace sentir mal. Su partida... siempre dije que sería mejor, pero ahora me doy cuenta que me hace peor... que me hace peor cuándo él me hacía todas esas cosas que me causaron dolor (y que todavía me siguen causando). Por fin soy conciente que lo sigo amando, que tiene un corazón grandesito...