9/10/2012

- Mi perdición

Pienso inspirarme una vez más, pensando que voy a escribir, por eso, dejaré las cosas surgir.
¿Como estuvo este fin de semana? Pues... creo que mis sueños y fantasías volvieron. El momento del beso, los abrazos y las palabras, todo como era antes, cuando no habían emociones errantes, comportamientos cambiantes. Los dos éramos felices y comíamos perdices, como en los cuentos de hadas. Entonces leo esto y pienso. Pienso que sigo siendo una niña para él, que me imagino cosas inmaduras, y me odio por ser tan caradura. Después de todo, ambos nos histeriqueamos.
Nos miramos, nos observamos, pero ni nos hablamos...
Más bien. Nuestras miradas hablan cada vez que se encuentran. Dicen cosas que me encantan, que me incómodan, pero lo adoro. Los abrazos de oso con tu perfume, con tus saludos tan DEFORMES. Y cuando nos hablamos, todo cambia. Nervios y confusión, mis ojos no se encuentran con los tuyos... pasa algo entre nosotros, ambos lo sabemos, pero no te animas a hablar. Y entonces me pregunto. ¿A esta nena vas a amar?
Me confundo todo, y pienso que soy una tonta por enamorarme de vos, por enamorarme de un hombre.
Soy una tontatontatontatonta, y ya sé que uno no elige de quien se enamora, pero por lo menos me hubiera tocado a alguien que fuera distinto a él. Su olor, su rostro tan varonil, todo eso me encanta de él, y su personalidad... Por Dios, odio esto. Esto apesta. Me voy a dormir la siesta -.-'

No hay comentarios: