9/20/2012

- Amor

 


Así te preocupaste, así todo fue. Me sentí otra vez en tus brazos, renovaste mi fé. Hiciste que te quisiera nuevamente, estabas presente en mi mente, solo con odio, sin amor. Pero ahora que te veo, ahora que te siento, ahora que te escucho y siento que me muero (de amor, como era antes) puedo saber que hay en tu corazón. O suponer que hay en él. Amor, odio, eso ya desapareció, y solo hay desesperación y preocupación. ¿Qué me pasaba? Eso te preguntabas. ¿Qué le pasaba a mi dulce Marian?
Tu voz sonó y retumbó en mis oídos, y vos te preguntabas porque estaba tan rara. No lo sé, amor. Me dolía la cabeza, y sentía la inevitable pereza de hacer algo, exagerando exagerando, mintiendo mintiendo, llorando llorando, mi dolor en tus brazos. Actué caprichosa, así como el martes pasado me diste la sensación de que te habías convertido en un pesado, pero solo eran celos, y me comporté infantilmente.
PERO NUEVAMENTE... mi humor se ha renovado, y vos, mi amor, haces que me quede a tu lado, ya sea en sueños o en fantasías, yo lo haré de noche o de día.

1 comentario:

agus; dijo...

Bueno, todos tienen sus malos momentos, momentos de tristeza, desesperación, pena, ira, y de un sinfín de emociones negativas que todos los humanos tenemos. Pero lo importante es lo bueno que se puede rescatar de eso, y que a veces por esas sensaciones creemos que todo se ha acabado, cuando en realidad no ocurrió así...
Un beso enorme, y mucha suerte para ustedes!
! # I'm the one who loved you when you went insane ★