9/20/2012

- Amor

 


Así te preocupaste, así todo fue. Me sentí otra vez en tus brazos, renovaste mi fé. Hiciste que te quisiera nuevamente, estabas presente en mi mente, solo con odio, sin amor. Pero ahora que te veo, ahora que te siento, ahora que te escucho y siento que me muero (de amor, como era antes) puedo saber que hay en tu corazón. O suponer que hay en él. Amor, odio, eso ya desapareció, y solo hay desesperación y preocupación. ¿Qué me pasaba? Eso te preguntabas. ¿Qué le pasaba a mi dulce Marian?
Tu voz sonó y retumbó en mis oídos, y vos te preguntabas porque estaba tan rara. No lo sé, amor. Me dolía la cabeza, y sentía la inevitable pereza de hacer algo, exagerando exagerando, mintiendo mintiendo, llorando llorando, mi dolor en tus brazos. Actué caprichosa, así como el martes pasado me diste la sensación de que te habías convertido en un pesado, pero solo eran celos, y me comporté infantilmente.
PERO NUEVAMENTE... mi humor se ha renovado, y vos, mi amor, haces que me quede a tu lado, ya sea en sueños o en fantasías, yo lo haré de noche o de día.

9/10/2012

- Mi perdición

Pienso inspirarme una vez más, pensando que voy a escribir, por eso, dejaré las cosas surgir.
¿Como estuvo este fin de semana? Pues... creo que mis sueños y fantasías volvieron. El momento del beso, los abrazos y las palabras, todo como era antes, cuando no habían emociones errantes, comportamientos cambiantes. Los dos éramos felices y comíamos perdices, como en los cuentos de hadas. Entonces leo esto y pienso. Pienso que sigo siendo una niña para él, que me imagino cosas inmaduras, y me odio por ser tan caradura. Después de todo, ambos nos histeriqueamos.
Nos miramos, nos observamos, pero ni nos hablamos...
Más bien. Nuestras miradas hablan cada vez que se encuentran. Dicen cosas que me encantan, que me incómodan, pero lo adoro. Los abrazos de oso con tu perfume, con tus saludos tan DEFORMES. Y cuando nos hablamos, todo cambia. Nervios y confusión, mis ojos no se encuentran con los tuyos... pasa algo entre nosotros, ambos lo sabemos, pero no te animas a hablar. Y entonces me pregunto. ¿A esta nena vas a amar?
Me confundo todo, y pienso que soy una tonta por enamorarme de vos, por enamorarme de un hombre.
Soy una tontatontatontatonta, y ya sé que uno no elige de quien se enamora, pero por lo menos me hubiera tocado a alguien que fuera distinto a él. Su olor, su rostro tan varonil, todo eso me encanta de él, y su personalidad... Por Dios, odio esto. Esto apesta. Me voy a dormir la siesta -.-'

9/05/2012

- Bronca, bronca y más bronca

Así es, tengo bronca, y es que pienso que me estás olvidando, que todo está acabando. Otra vez el olvido es el que me molesta, otra vez el olvido es el que me hace mal, el solo pensar que ya no estarás conmigo... que ya no pensarás en mí, me hace querer morir. El pensar que vos podés olvidar y que a mí todavía me cuesta... ¡mucha bronca me da!
Lo que yo quería era que yo te olvidara primero, pero fue al revés. Ahora yo me siento mal, no paro de llorar y mi corazón roto otra vez. Intento ignorarlo, intento dejarlo, pero no se puede. Te extraño, y quiero abrazarte hasta no poder más, quiero besarte y poderse amar, sin complicaciones ni conflictos, no en secreto.
Pero no, ahora me estás olvidando y yo, más te estoy recordando. Creo que me confíe, creo que me quedé. Progresas, y yo, regreso a antes. Pero ¿sabes que me da más bronca? Qué cuando yo intenté olvidarte y vos te enteraste, hiciste lo que pudiste para recodarte, y lo lograste. Sin embargo, ahora yo necesito que no me olvidés, hacer cosas para que siga insistiendo en tu mente, pero vos pareces ignorarme. No importa, no me caeré ahora y si quiero tu atención, la tendré...
Y algo te quiero recordar: puede que yo no pare de llorar, de lamentar por portarme de esta manera, pero no me caeré ahora, seguiré luchando porque todo vuelva a hacer como antes... Si, soy una histerica, porque luego volveré a ignorarlo para que él me ruege, y todo volvera como antes, las acciones andantes, las emociones cambiantes y las palabras de doble sentido. La mala onda, los abrazos que expresan disculpas, los saludos bien perfectos, los besos... ¿Todo será así?

Aunque quiera, aunque le vuelva a pedir perdón, nada será como antes.

9/01/2012

- Agosto

Sé que el mes más esperado todavía ni se asomo, pero sigo en un asombro de que todo lo lindo lo haya vivido el año pasado. Ahora hay cosas lindas, de eso ni lo dudo, pero este año me vino todo lo duro, y ya no sé si soportarlo. Sus ideas cambiantes, sus sentimientos distantes y lo único que me queda de consuelo son los recuerdos. Así evito llorar, pero algún día tengo que despertar, volver a la realidad. Me asomo y lo veo a él cada vez más lejos. Estiro mi mano, pero no lo alcanzo. El tiempo se lo llevó.
Por otra parte, creo que estoy cambiando. No estoy mejorando, solo empeorando, al igual que mi relación con él. Sigo a la espera de algo que mejore mi vida, que mejore mi autoestima, que, simplemente, mejore. Pero nada será como el año pasado, por más que lo desee. Supe evadir ciertos temas, como su compromiso con la perra esa. Pude abrazarlo sin temor, pude hablarle con amor, pude superar ciertas vergüenzas, pero estoy perdida en una realidad incierta y diferente. Salgo afuera y siento que me mira toda la gente, sin embargo, él no está. Y es que justamente deseo estar en el año pasado, cuando él me miraba con amor, con dulzura, con ternura, y yo estaba allí para corresponderle.
Ahora, pienso que esto es una visión. Pregunto. ¿Qué sería de nosotros si fueramos pareja? Seguramente nos pelearíamos todos los días, pero lo superaríamos porque ambos nos queremos, solo que él se deja manipular por la simple edad que nos separa, entre otros obstaculos. Él no quiere intentarlo, siente que su vida tiene que tomar un rumbo, y prefiere hacerlo con alguien que esté al alcance. En cambio, yo solo quiero seguir mi vida con él, aferrarme a su amor y vivir con sus abrazos y besos toda mi vida. Él no piensa igual, por eso me muero de dolor, por eso prefiero morir y no querer vivir. Piensa en otra cosa, piensa en otra posibilidad. Y es que mi única debilidad es él. ¿Como hacerlo entrar en razón? ¿Como hacerle saber que yo solo lo necesito a él? Después, ¡Que al mundo le den!

Si te niegas a olvidar, las heridas serán eternas.