4/06/2012

This is the part of me that you never gonna ever take away from me

Esta es la parte de mi de la que no podrás alejarme y llevarla lejos, la única. Dí todo, casi nada me quedo. Es porque quise arriesgarme por la persona a la que amo, la persona que me hace feliz. Por suerte, no me equivoque y ahora sé que valió la pena. Valió la pena arriesgarme así, por amor, por vos, porque pensaba que eras lo más importante, lo más hermoso que me pasó en la vida. No me equivoque... ¡Gracias a Dios! No me equivoqué.
La moraleja que puedo aprender de esto es que algunas veces hay que arriesgarse para obtener algo bueno. Y cuando te equivocas... te equivocas, que se le va a hacer. Sé que no gusta equivocarse, pero hay que aprender de los errores. Pero ojo, a pesar de eso, en algunas situaciones, como en el amor, tenés que hallar suerte además de encontrar a esa persona. Tal vez te quiere, tal vez no, pero nunca lo sabrás si no te arriesgas, si no rompes ese escudo que te separa de tu amor, de quien vos crees que es la persona más hermosa del mundo. Algunas veces hay que creer en los famosos cuentos de hadas, pero no hay que confiarse mucho de eso porque cuando te cruzas con una pared, duele más que cualquier otra cosa.
Para tu información... Si, valgo la pena, vale la pena arriesgarte para estar conmigo, vale la pena correr ese riesgo.

No hay comentarios: